Considerando siempre prioritario el cuidado de los bosques y sus ecosistemas, el manejo de áreas forestales implica una selección de los mejores árboles, los más jóvenes y los de mayor sanidad para preservación de las especies y cobertura del área, y el apeo y raleo de los más viejos y tortuosos para la apertura y saneamiento del bosque bajo manejo. Ello siempre cuidando mantener el mínimo impacto sobre el sotobosque como así también sobre toda la flora y fauna que conforman el sistema.

Para la elaboración de nuestros pisos de madera solo se apean árboles sobremaduros que ya han cumplido su ciclo y árboles dañados o enfermos, siempre bajo dictamen de técnicos forestales debidamente calificados.
En áreas limpias se realizan reforestaciones en macizo y más frecuentemente se aplica la técnica de preservación y manejo de renovales.
También se adquiere materia prima proveniente de bosques bajo manejo certificado y que haya cumplido con las normativas provinciales y nacionales que legislan la actividad.

En el proceso de aserrío de los rollizos, se deben realizar los cortes evaluando los sentidos de las hebras de la madera para maximizar de esta forma la estabilidad potencial de las piezas obtenidas, como así también procurar aprovechar todo el potencial del ejemplar apeado. Por ello el proceso emplea gran cantidad de mano de obra a los fines de ir realizando el aserrío en forma progresiva y prolija, buscando las piezas mayores pero también obteniendo hasta la mínima tablilla para parquet que el ejemplar pueda brindar.
Las piezas obtenidas deben hallarse libres de rajaduras, ojos, enfermedad y sámago, que es la parte externa blanca del tronco por donde la planta transporta sus nutrientes y que con el correr del tiempo se pudre y degrada.

Previo a la elaboración de los pisos, las tablas y tablillas deben pasar por un proceso de secado hasta que su tenor de humedad se encuentre debajo del 15 %. Dado el clima seco de la zona en donde se encuentra nuestra planta industrial y lo artesanal, en ciertos aspectos, de nuestro proceso, utilizamos el método de secado natural. El mismo es bastante prolongado y costoso ya que las tablas son adecuadamente estibadas y expuestas a la intemperie durante un período de aproximadamente un año, lapso durante el cual pierden su humedad gradualmente mientras son "agredidas" por los agentes naturales como los cambios de temperatura y humedad, el sol, la lluvia y el viento. Al final del período, ello nos permite obtener tablas mucho más estables y también aprovechar correctamente las que, debido a sus grandes tensiones, sufrieron deformaciones durante el proceso.

Una vez finalizada esta etapa de secado, estabilización y saneamiento, ya disponemos de la materia prima en condiciones para la elaboración de nuestros pisos.
El proceso de moldurado y escuadre se realiza con maquinaria de moderna tecnología y mano de obra capacitada especialmente a tal efecto. Las tablas se seleccionan y preacondicionan a su ingreso, se molduran y escuadran, saneándolas de cualquier defecto que  aún se pueda detectar. 
En el caso de nuestros pisos de algarrobo, su notable uniformidad de color radica en el proceso de selección, ya que previo a su empaque se separan las más claras y las más oscuras, comercializándose en forma distintiva. 
Pasados todos los procesos de selección, control de calidad y uniformidad y compatibilidad entre los diferentes lotes, las piezas se empaquetan y estiban a la espera de su destino final realzando los ambientes y dando calidez a los hogares u oficinas de quienes opten por este prestigioso revestimiento.

Administración y ventas.

Rosario, Santa Fe, Argentina (2000)

Bv. Avellaneda 968

Tel.: 437-1343 

Cel.: 341-263 0007

info@diandasrl.com.ar

Planta Industrial.

J. J. Castelli, Chaco, Argentina (3705)

Ruta nacional 95

Tel.: 3644 - 471133

plantajjc@diandasrl.com.ar

  • Instagram
  • Facebook - Black Circle
Mercado Libre.png
Proceso